Innovación para la inclusión digital

Innovación para la inclusión digital. El plan
Ceibal en Uruguay

Ana Laura Rivoir Cabrera(*)
Universidad de la República Oriental del Uruguay - Uruguay

Resumen
En América Latina ha predominado un enfoque ecnologicista en las políticaspara la Sociedad de la Información y el Conocimiento y para el análisis de la brecha digital. Interesa aquí analizar en qué medida las políticas recientes en Uruguay, innovan o mantienen dicho patrón. Se analiza en este artículo, cuáles son las características, alcances y limitaciones que tiene el Plan Ceibal para revertir la brecha digital, a través de la distribución de laptops en las escuelas públicas de todo el país en la búsqueda de inclusión social. Se presentarán algunoshallazgos en base a una investigación en curso.

Palabras clave: sociedad de la información, brecha digital, inclusión digital.
Mediaciones Sociales, NÀ 4, I semestre 2009, pp. 51-63. ISSN electrónico: 1989-0494.

1. SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN Y EL CONOCIMIENTO CON
APROPIACIÓN DE LAS TECNOLOGÍAS PARA EL DESARROLLO

El desarrollo es un proceso que consiste en expandir las
capacidades y libertades humanas e implica la acción deliberada de los
individuos para su consecución (Sen, A., 2000). Se trata de un proceso
multidimensional no lineal, que depende de una trayectoria histórica
específica y que implica cambios en la producción y la tecnología, así como
en las instituciones sociales y económicas (Arocena, R. y Sutz, J., 2003).

La tecnología es inherente a todos los procesos de desarrollo y ha
significado, a lo largo de la historia de la humanidad, un aumento de las
capacidades globalmente concebidas. De hecho, si el desarrollo consiste
fundamentalmente en la ampliación progresiva de las capacidades
humanas, el conocimiento es una de las principales y las TIC un medio
privilegiado para la producción y difusión del mismo. En tal sentido, en la
actualidad, las TIC atañen a aspectos esenciales de la vida humana y por lo
tanto puede considerarse su uso un derecho (Accuosto, P. y Johnson, N.,
2004; Cortes, J. J. y Dubois, A., 2005; PNUD, 2001).

Las sociedades latinoamericanas tienen muchas dificultades
estructurales para encaminar sus procesos de desarrollo sostenido a través
de procesos de inclusión social. Los problemas en la educación, en la
organización y gestión del Estado, problemas económicos y productivos,
entre otros, son factores analizados en la literatura académica.
Actualmente, se suman a este déficit las posibilidades de aprovechamiento
de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Estas son
tan importantes para el desarrollo, como en otro momento lo fue la
aparición de la energía eléctrica (Castells, M., 2005; PNUD, 2005;
Calderón, F., 2003).

Las TIC han facilitado la difusión de los conocimientos científicos,
lo que ha repercutido en la mejora de la calidad de vida de la población y
han potenciado la cantidad de información y la velocidad con la que la
misma se comunica. Asimismo, han producido una revolución en el ámbito
financiero, comercial y empresarial. Sin embargo, sus resultados en los
procesos de desarrollo y, en particular, su utilización con fines de
desarrollo social ha sido deficiente. Intereses económicos y de propiedad,
capacidades desiguales de partida, desigualdades sociales y de poder
preexistentes, etc, son algunos de los factores estructurales que impiden
su aprovechamiento (PNUD, 2001; PNUD 2006).

En este sentido, podemos afirmar que se constituyen en un factor
nuevo de desigualdad que se ha denominado "brecha digital". En una pri-
mera acepción, su definición se refirió a la divisoria entre quienes tenían y
quienes no poseían acceso a las TIC. Fue así constatada su existencia a
distintos niveles. Por ejemplo, a nivel global entre los distintos países, a
nivel de las regiones o al interior de los países, ciudades, etc.

Esta definición determinó políticas de expansión del acceso, y, por
tanto, de la infraestructura y la conectividad. Hicieron énfasis en la diná-
mica de los mercados, los procedimientos de gobierno y regulación de las
TIC y los servicios bajo el supuesto que el beneficio para los ciudadanos
era directo y, por lo tanto, se trataba sólo de brindarles acceso (Mansell,
R., 2002).

En América Latina esta situación se ha cumplido de igual forma,
pues las políticas se han dedicado a mejorar la infraestructura y el acceso a
las TIC. Este es un componente imprescindible de las políticas, pero resul-
ta insuficiente si lo que se pretende es que contribuyan a los procesos de
desarrollo. Por otra parte, constatan lo estudios realizados que las des-
igualdades sociales y económicas existentes condicionan la reducción de la
brecha digital, pues son causantes de la misma. Por otra parte, las diferen-
tes características culturales identitarias de la población constituyen otro
factor diferencial de aprovechamiento de las TIC. Por tanto, es necesario
evaluar, si la tecnología es la más adecuada para el grupo o comunidad en
cuestión, la estructura social y la cultura local (Finquelievich, S., 2003;
Mística, 2003).

A partir de estas precisiones, se comienza a utilizar el concepto de
"inclusión digital" para hacer referencia a las desigualdades sociales rela-
cionadas a las posibilidades de aprovechar las TIC para el desarrollo. En
las políticas implica dar prioridad a la apropiación de las TIC, atender las
necesidades de las comunidades y a hacer hincapié en la generación de
contenidos, conocimientos y capacidades de las personas para su uso. Se
trata de un concepto que concibe la multidimensionalidad de la brecha
digital (Gómez, R., Delgadillo, K. y Stoll, K., 2003; Mística, 2003).
En el mismo sentido, otras investigaciones demuestran que lo central no es la conectividad en sí misma sino para qué se usa. Un estudio
sobre la Sociedad de la Información y el Conocimiento en Cataluña consi-
dera el uso de Internet como un indicador de cambio cultural, mental y
organizativo en la sociedad más que como un elemento de difusión tecno-
lógica. Concluye que no es tan trascendente cuánta gente utiliza Internet,
sino el porqué y para qué la utilizan (Castells, M. et al., 2002).

Investigaciones sobre Internet en América Latina conceptualizaron los alcances de los distintos tipos de uso, definiendo el "uso con sentido" como el uso efectivo de recursos de Internet y su combinación con
otras herramientas de comunicación, lo que implica conocer las herramientas, saber cuándo y cuáles usar, en función de determinados objetivos individuales o colectivos. Requiere tener estrategias de uso y saber para qué se
quiere utilizar la tecnología. Este tipo de uso está condicionado por la capacidad y posibilidad de producir contenidos propios por acceder a información y conocimiento útil y en el propio idioma (Camacho, K., 2001).

La apropiación de Internet se consolida cuando el uso produce
cambios en el mundo real. Así, una persona, grupo o país se habrá apropiado de Internet, cuando pueda preguntarse qué problema desea resolver;
luego tenga los recursos y conocimientos necesarios para responder cómo
puede Internet ayudarlo con ello y, posteriormente, hacer un uso efectivo
de la tecnología y lograr la solución del problema planteado (Martínez, J.,
2001). Esta conclusión puede extrapolarse al uso de las TIC en general.
De acuerdo a lo anterior, el uso y la apropiación podrán ser individuales o
colectivos según contribuyan a objetivos y se obtengan logros de carácter
personal o de grupos, organizaciones o para la comunidad.

Otro factor de desarrollo y, por tanto, componente necesario a ser
considerado, es la democratización y la construcción de ciudadanía. La
difusión de información y conocimiento son factores, junto con el aumento
de posibilidades de comunicación, que han sido ampliamente reconocidos.
Sin embargo, sigue existiendo la "brecha democrática", según Norris
(2001), entre los que utilizan las TIC para participar e incidir en la vida
pública y los que no lo hacen. Consolidando la desigualdad en las posibilidades de incidencia en las decisiones y el destino de los procesos políticos
(Norris, P., 2001). En un mismo sentido, apuntan las afirmaciones acerca
de la importancia de la participación social para la democratización del
conocimiento. Participar en la elaboración de la política y en la ción de la propia tecnología son elementos que debieran ser tomados en
cuenta para reducir esta desigualdad (García Urea, S., 2007). Araya (2003)
plantea que para que los instrumentos tecnológicos puedan servir para el
empoderamiento y el desarrollo humano, es necesario que ellos mismos
puedan ser objeto de intervención por parte de quienes lo utilizan. En tal
sentido, las acciones deben orientarse a asegurar "las condiciones para que
los individuos, los grupos y las comunidades puedan participar activamente en la gestión y control de las tecnologías, medios y recursos de información y comunicación, asumiendo roles como emisores, productores y desarrolladores, tanto en forma individual como colectiva" (Araya, R., 2003:
4).

Todos estos aspectos confirman la multidimensionalidad de la
llamada brecha digital. Sus diversos niveles y dimensiones hacen necesario
un análisis complejo de su interacción con los procesos de desarrollo. Por
lo tanto, es fundamental destacar que la brecha digital es una consecuencia
de otras brechas de desarrollo, pero a la vez contribuye con la profundización de ellas (Afonso, C., 2006; Gascó-Hernández, M. et al.,
2007). Es así que se puede afirmar que hay una recursividad de la relación
entre TIC y desarrollo y que esta puede ser positiva o negativa. Siempre
que tendamos a reducir la brecha digital comprendida en un sentido
complejo o inclusión digital, se estará contribuyendo a disminuir las otras
brechas del desarrollo. Si no contribuimos a la reducción de la brecha
digital o si la entendemos en un sentido reduccionista, como una divisoria
entre quienes acceden y quienes no, se estarán reforzando también las
otras desigualdades existentes.
2. LAS POLÍTICAS PARA LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN Y EL
CONOCIMIENTO EN URUGUAY

En Uruguay el consumo de tecnología ha aumentado, lo que se verifica en indicadores como "posesión de microcomputador", que ha crecido
sostenidamente desde el 2001 a esta parte, a mayor velocidad que el acceso
a Internet.
Desde hace décadas existen iniciativas orientadas a disminuir la
brecha digital, fundamentalmente proyectos orientados a los desfavorecidos de la sociedad. Sin embargo, estas han padecido discontinuidad y por
tanto fragmentación de las iniciativas. Luego de una primera iniciativa
para tener una política nacional de sociedad de la información con la creación del Comité Nacional para la Sociedad de la Información (2000), dependiente de la Presidencia de la República, se constata a partir del 2003 la
ausencia de acciones. Esta situación permitió el aumento de desigualdades
en un contexto de acelerado avance y expansión de las TIC a nivel mun-
dial. Los sectores pobres y vulnerables fueron los más afectados, aunque el
país siguió contando, con valores relativamente altos en la región en indi-
cadores y aspectos importantes para la utilización de TIC -infraestructura,
conectividad, etc.- (AGESIC, 2007).

El Plan Ceibal se inscribe en un conjunto de políticas e iniciativas
para la Sociedad de la Información y el Conocimiento que comienzan a
diseñarse e implementarse a partir de 2005 y se crea una nueva institucio-
nalidad. Dentro de las iniciativas más destacables está la creación de la
Agencia para el Gobierno de Gestión Electrónica y Sociedad de la Infor-
mación y el Conocimiento (AGESIC) y se elabora la Agenda Digital Uru-
guay 2008-2010 orientada al desarrollo y la inclusión social (AGESIC,
2008).
3. EL PLAN CEIBAL

Si bien, en infraestructura y en el acceso, el país tiene particulari-
dades que han hecho que estas sean buenas en el contexto latinoamericano
(www.itu.int), el Ceibal se suma para ampliar esta infraestructura con una
red inalámbrica paralela que cuenta con la empresa estatal ANTEL (Ad-
ministración Nacional de las Telecomunicaciones), como principal aliado.

El Plan de Conectividad Educativa de Informáticas Básica para el
Aprendizaje en Línea (Ceibal) no tiene precedentes a nivel mundial, pues
se trata de una política pública de carácter universal consistente en otor-
garle una laptop a cada niña, niño y docente de todas las escuelas públicas
del país, de primero a sexto año de primaria.

Basada en el proyecto One Laptop Per Child (OLPC) del Massa-
chussets Institute of Technology, la laptop que se les brinda, se denomina
XO y está especialmente diseñada para el uso infantil y educativo. Los
niños y niñas son los dueños del computador y por tanto lo llevan a sus
hogares. Algunas de sus funciones incluyen que se puedan conectar entre
sí, tiene conexión a Internet y contiene programas pensados con fines edu-
cativos. También se han incluido distintos mecanismos de seguridad tec-
nológicos e institucionales para garantizar que sea el beneficiario el que
reciba y use la máquina.

Los cometidos del Plan Ceibal, en término de plazos y cobertura,
están orientados por el compromiso del propio presidente de la República
(Presidencia de la República Oriental del Uruguay, 2007) y forman parte
de la Agenda Digital de Uruguay 2008-2010, cuyo primer objetivo señala:

"1. Objetivo: Proporcionar computadoras personales portátiles a todos
los alumnos/as y maestros/as de la educación pública, con el propósito de
facilitar el acceso de los/as uruguayos/as a la informática e Internet, y
como instrumento para mejorar la formación e incentivar la equidad so-
cial.

Meta: Dotar desde el Plan CEIBAL, de computadoras personales portáti-
les a todos los alumnos y docentes del Consejo de Educación Primaria de
todo el país, y formar a la totalidad de maestros en el uso educativo de las
mismas al 2010" (AGESIC, 2008).

El Plan como tal no estaba previsto ni anunciado en el Programa
del partido de Gobierno, ni previamente diseñado por técnicos o actores de
otra índole. Se trata de una iniciativa del presidente de la República quien
en su lanzamiento oficial lo presentó como una iniciativa para la inclusión
social. Se orientaría a facilitar la información computarizada, el trabajo en
red entre los hogares así como entre estos y los maestros y escuelas (Pre-
sidencia de la República Oriental del Uruguay, 2006).

En el lanzamiento del Plan, el presidente de la República señaló
que: "Nuestro objetivo estratégico es que todos los niños tengan acceso al
conocimiento informático en un marco de equidad. Así es que se estableció
que cada alumno y cada maestro de las Escuelas Públicas del país dispon-
gan de una computadora portátil especialmente diseñada para este fin"
(Presidencia de la República Oriental del Uruguay, 2006).

El Ceibal es dirigido por la Comisión Política, que está integrada
por representantes del Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU);
Consejo Directivo Central (ANEP); Consejo de Educación Primaria
(CEP/ANEP); Administración Nacional de las Telecomunicaciones (AN-
TEL); Ministerio de Educación y Cultura (MEC); AGESIC (Agencia para
el Gobierno de Gestión Electrónica y la Sociedad de la Información y el
Conocimiento); ANII (Agencia Nacional de la Innovación y la Investiga-
ción). Esta Comisión ha debido elaborar la estrategia durante la marcha y
a la vez atender los problemas operativos, la administración y gestión,
conformar los equipos, articular las iniciativas existentes, etc. Se han defi-
nido las orientaciones, cronogramas y acciones a ellas vinculadas como el
Proyecto Pedagógico que establece los lineamientos de trabajo en ese as-
pecto y cuyos objetivos generales son:

- Contribuir a la mejora de la calidad educativa mediante la integración de
tecnología al aula, al centro escolar y al núcleo familiar.

- Promover la igualdad de oportunidades para todos los alumnos de
Educación Primaria dotando de una computadora portátil a cada niño y
maestro.

- Desarrollar una cultura colaborativa en cuatro líneas: niño/niño;
niño/maestro; maestro/maestro y niño/familia/escuela.

- Promover la literacidad y criticidad electrónica en la comunidad
pedagógica atendiendo a los principios éticos.

Por otra parte, la tarea central que es la distribución de las laptop,
ha implicado un protocolo que se ha ido ajustando en sus aspectos tecno-
lógicos, administrativos y que ha derivado en una logística particular. De
acuerdo al Informe elevado al Parlamento en febrero del presente año
2009 (Martínez, D., 2009), este proceso ha contemplado las siguientes
actividades:

- Registro cartográfico y de georeferenciación de la totalidad de locales
escolares en todo el país.

- Relevamiento de la edificación de cada local y análisis de la mejor
condición de llegada de la señal de Internet. Diseño de distribución de
conectividad en el local y alrededores.

- Llamados a licitación, concursos de precios, negociaciones para
instalaciones de acuerdo a planos de diseño. Instalación de conexión de
Internet.

- Renovación a nuevo de instalación eléctrica, en muchos casos se renovó
la totalidad de la instalación.

- Licitaciones, llamados de precios y negociación para la compra de
equipos de conectividad, laptops, servidores, racks, etc. Instalación de
servidores, rack y reja de seguridad.

- Flasheo de cada máquina para instalación de contenidos preestablecidos,
instalación de software de seguridad etc.

- Rediseño de listados de matrícula por escuela a formatos digitales.
Identificación de cada máquina con registro de nombre del niño
destinatario, documento y escuela. Identificación codificada y numérica
para lectura digital o regular y seguimiento de trazabilidad.

- Capacitación a maestros y directores.

- Contacto con padres y comunidad.

- Entrega de máquinas a la escuela para que cada maestro entregue en su
clase a sus alumnos.

En el mismo Informe se afirma que:
"Estos pasos resumidos a su mínima expresión demandan de un trabajo
técnico y logístico de mucha sofisticación lo que permite tener un segui-
miento permanente de las máquinas, chequear su actividad en forma re-
mota, actualizar software de la misma forma, dar servicio técnico en red,
poder bloquear su funcionamiento en caso de robo, etc." (Martínez, D.,
2009).

A los efectos de los procedimientos para la adquisición de bienes y
servicios, el Plan se ha ajustado a las normas de los procesos de contrata-
ción del Estado (TOCAF). Esto no era necesario pues el LATU, que es el
organismo ejecutor, es "persona pública no estatal" y tiene libertad para
sus mecanismos de contratación. Sin embargo, y dado que se trata de fon-
dos públicos por cuenta y orden del Ministerio de Economía y Finanzas,
consideró necesario facilitar mecanismos de control interno y externos que
garantizaran la transparencia. Este criterio se mantuvo como política ge-
neral y los pliegos de las licitaciones o concursos de precios, han sido pu-
blicados en diarios y en la página web del LATU 1.

Este Plan comenzó a ejecutarse a mediados del 2007 con una expe-
riencia piloto en la escuela de un pequeño pueblo, Cardal. Luego continuó
con el resto del departamento y del país. Se ha cubierto la mitad del terri-
torio nacional para fines del 2008 lo que implica la distribución de 181.545
máquinas, aproximándose al 100% de las escuelas y restando sólo algunas
escuelas rurales que por su especificidad requerían de acciones particula-
res. El cronograma establecido prevé culminar el resto del país que incluye
Montevideo y el Área Metropolitana durante el 2009.

Otro componente interesante e innovador de esta política son las
iniciativas externas al Ceibal que han surgido desde otras políticas estata-
les, organizaciones de la sociedad civil y la Universidad. Cabe destacar dos
de ellas. La Red de Apoyo al Plan Ceibal (RapCeibal) está integrada por
más de doscientos ciudadanos, en su mayoría profesionales, en todo el país
que en forma voluntaria han realizado diversas acciones y actividades ten-
dientes a mejorar la eficiencia, fluidez y apropiación del Plan por parte de
los niños y niñas, las maestras y la población en general. Han participado
en la distribución de las máquinas, realizado cursos de capacitación a los
1
Hasta el momento se han adquirido, mediante estos mecanismos, 275.000 laptops, las 100.000
primeras adquiridas a 199 dólares americanos cada una y las 175.000 restantes a 175 dólares
americanos cada una (Martínez, D., 2009).
docentes en su uso, realizado talleres y otras acciones de carácter operati-
vo a nivel local (http://rapCEIBAL.blogspot.com/).

El otro caso de acciones externas al Plan ha sido el Proyecto Flor
de Ceibo. Se trata de una iniciativa del Rectorado de la Universidad de la
República. Este proyecto busca unir los cometidos de investigación, ense-
ñanza e investigación en torno a un trabajo de acompañamiento del Plan
Ceibal. Se comenzó a implementar en el 2008 a partir de un convenio con
el LATU, y contó con veinticinco docentes universitarios y cerca de tres-
cientos estudiantes de diversas disciplinas. Realizaron un trabajo con la
comunidad y las escuelas que implicó un relevamiento y diagnóstico de la
situación del plan en esos lugares, así como una diversidad de actividades
de trabajo conjunto. Para el 2009 se ampliará la cantidad de docentes a
sesenta y se ampliará a todo el país el trabajo (www.flordeceibo.edu.uy).

En síntesis, los aspectos indicados son algunos de los que dan
cuenta de la innovación en las políticas. Por un lado, está el trabajo con-
junto y articulado de distintos organismos estatales pero también con la
sociedad civil u organismos autónomos como la Universidad. A la vez se
registra un fuerte impulso a una política de inclusión digital así como ac-
ciones que no se reducen a aspectos tecnológicos sino que incluyen otras
iniciativas.
4. CEIBAL Y LA REDUCCIÓN DE LA BRECHA DIGITAL

Se puede sostener a partir de lo analizado hasta aquí, que Ceibal
tiene dos características centrales que se vinculan a su impacto sobre la
inclusión social. Una tiene que ver con su capacidad de abordaje de la mul-
tidimensionalidad de la brecha digital, y la otra con su perdurabilidad y
profundización. En tal sentido, los efectos se confirmarán en distintos
momentos, a corto, mediano y largo plazo.

No es posible abordar los efectos a largo plazo aún, pues deberá
culminar la ejecución del Plan y a la vez lograr su continuidad y medidas
para profundizarse. Estos tienen que ver con la modificación de algunas
variables estructurales, bajo la hipótesis, que el impacto fuerte en la inclu-
sión será cuando se hayan beneficiado del Ceibal varias generaciones y esto
signifique la adquisición de nuevas capacidades, de individuos más autó-
nomos, innovadores y con capacidad de aprender a aprender, creadores de
conocimiento y creativos así como otros posibles resultados positivos y de
fuerte impacto en las oportunidades de estos individuos.

Transcurridos dos años y con la mitad de la cobertura implemen-
tada, se pueden analizar los primeros cambios que se han producido a par-
tir del impacto del Ceibal en su momento de aplicación reciente.

A los efectos de medir lo ocurrido con la brecha digital, es necesa-
rio realizar más relevamientos empíricos que permitan cuantificar o al
menos caracterizar si hay reducción o cambios en la misma. En particular
estudiarlo a nivel de los hogares y la población en general. Una hipótesis
central para una agenda de investigación es que la brecha digital no se
reduce a la conectividad y, por tanto, el Plan entra en relación con otros
aspectos, tales como:

a) Las condiciones de vida en general como el nivel socio-económico, cul-
tural y educativo.

b) Las características de los usuarios como la edad, género y el lugar en el
que viven (por ejemplo, urbano o rural).

c) Está en interrelación con otras desigualdades o brechas de desarrollo
(ingresos, territoriales, educativas, etc.).

d) La capacidad de apropiación de las tecnologías para el desarrollo que
tiene que ver también con aspectos subjetivos de cómo visualizan la
tecnología y su potencialidad.

e) Los distintos tipos de uso, uso con sentido y grado de apropiación de la
computadora portátil, tanto individual como colectivo (el hogar y la
comunidad).

Sabemos que la capacidad de apropiación se asocia al nivel socio-
cultural de las personas, dentro de lo cual el nivel educativo es un factor
importante. Para que ello ocurra y de acuerdo a la revisión bibliográfica
reseñada más arriba, es fundamental que se estimule la apropiación y uso
con sentido, de forma tal que esta tecnología sea aprovechada para el desa-
rrollo.
En el caso del Ceibal, este proceso puede ser estudiado desde dis-
tintas perspectivas, por ejemplo, el estímulo en el ámbito educativo. Allí
los cursos a las maestras se han desarrollado, auque resultan aún insufi-
cientes para que se produzca a corto plazo un cambio en su desempeño con
TIC en el aula. No obstante, resultados de un trabajo de investigación
reciente dan cuenta de que este rol docente es fundamental para el estímu-
lo de los niños y niñas para el uso de la laptop (ANTEL, 2007).

De las primeras observaciones del uso de las laptops por parte de
los niños y niñas se deduce un uso y manejo inmediato de las mismas. Esto
incluso cambia rápidamente la relación con los docentes, pues los estudian-
tes son mucho más veloces en el aprendizaje e incluso se invierte la rela-
ción y enseñan al docente (Flor de Ceibo, 2009).

También la relación al interior del hogar recibe los impactos del
Ceibal, pues las laptop van con los niños al hogar y allí pueden ser usadas
por otros integrantes de la familia. En general, estas tienen conexión a
Internet, dependiendo de la cercanía o lejanía de la escuela, de algún servi-
dor wi-fi -hay en algunas plazas públicas- o de otra laptop -tienen un sis-
tema mesh en la que una computadora sirve de "puente" de conexión a
otras-. De una encuesta reciente empiezan a desprenderse algunas inciden-
cias en los bajos niveles de conectividad.

De acuerdo al informe de la encuesta El internauta uruguayo (Ra-
dar, 2009: 8):

"Entre 2001 y 2008 la penetración de PC en hogares creció 30% en Mon-
tevideo y 150% en el interior, supera el 90% en los hogares de nivel alto y
alcanza el 27% en los de nivel bajo. Uno de cada tres hogares con PC en
el interior, tiene computadora del Plan Ceibal y en uno de cada cinco es la
única computadora en el hogar. () en uno de cada tres hogares y en los
hogares de nivel bajo el 38% de los hogares tiene una del Plan Ceibal".

Más allá de que se constata una tendencia creciente de aumento
del PC en hogares uruguayos, en general, estos datos evidencian el aumen-
to en el acceso que el Plan Ceibal está permitiendo. Fundamentalmente, de
gran impacto en los sectores socio-económicos más bajos.
5. INFORMACIÓN SOBRE EL USO Y PERCEPCIÓN DEL IMPACTO
A partir de sus características, podemos sostener que el Plan Cei-
bal tiene como ámbito de influencia la escuela, las personas que integran el
hogar, la comunidad en términos de personas, organizaciones y los espa-
cios públicos. Estos ámbitos pueden adicionalmente incluir diversos im-
pactos como, por ejemplo, los aprendizajes de los niños en términos curri-
culares.

A partir de los primeros datos e información relevada se realiza a
continuación un análisis de la percepción de los cambios que han registra-
do los beneficiarios del Plan y los usos que le han dado a esta nueva
herramienta.

Se requiere de más investigación para saber, por ejemplo, en qué
medida los integrantes de los hogares están utilizando esta conectividad
para otras actividades que no sean las escolares o de los niños. También el
uso para fines comunitarios puede estar incidiendo, sobre todo en los pe-
queños pueblos y localidades que ni siquiera contaban con cibercafé. Tam-
bién la conexión con el mundo es impactante, pues el acceso a Internet
permite una interactividad con personas en todas partes del mundo. El
acceso a fuentes de información y conocimiento se ven potenciadas y su
impacto es más importante en los medios más desfavorecidos. Vale decir,
que aquellos que disponían de menos acceso a fuentes de información y
conocimiento son los más beneficiados.

Analizamos a continuación los cambios generados por el Plan a par-
tir de la percepción de la población beneficiaria.
Tabla 2. Percepción de cambios por parte
de la población comprendida en el Plan Ceibal

- Mira menos televisión.
- Mira la televisión y al mismo tiempo utiliza la XO.
- Se pelean menos.
- Pasan más tiempo en la casa, están menos en la calle.
- Se entretienen con la XO.
- Al principio hubo cambios, pero luego no.
- Aprenden más, más conocimientos.
- Se juntan en casas donde hay señal.
- Andan buscando señal por la calle.
- Se pelean por la XO, cuando uno no la tiene.
- No hubo cambios.

Fuente: Elaboración propia en base a entrevistas realizadas en el marco
del Proyecto "Impacto comunitario del Plan Ceibal", Comisión Secto-
rial de Investigación Científica, Universidad de la República, 2009 2.
Preguntados los adultos de los hogares cuyos niños habían recibi-
do la computadora, por los cambios positivos o negativos generados por el
Plan, se registran pocos cambios del segundo tipo. Por ejemplo, algunos
conflictos en torno al uso de la máquina. Asimismo, un entrevistado mani-
fiesta que no hubo cambios, pero el resto expresa cambios en diversos as-
pectos.

Manifiestan ciertos cambios en el comportamiento de los niños del
cual derivan cambios en la dinámica del hogar y del entorno (barrio). En el
cuadro de arriba se presentan algunos ejemplos de cambios señalados. La
competencia de la computadora frente a la televisión, ya es conocida.
También refiere a que no es excluyente, y se registra la conjunción de
ambos usos al mismo tiempo.

Se evidencian cambios en las dinámicas y los lugares de entrete-
nimiento de los niños, por un lado "están menos en la calle" pero, por otro,
buscan en la calle señal para conectarse a Internet.
2
Se trata de una investigación en sus primeras etapas. El trabajo de campo realizado consiste en 200 entrevistas estructuradas realizadas a los adultos de hogares en los cuales se implemento el Plan Ceibal. Para este análisis se utilizó únicamente las entrevistas realizadas en los barrios pobres de 16 localidades del país. Es así que estos datos reflejan los impactos en la población que se encontraba en peores condiciones socio-culturales de aprovechar el plan.
A su vez, surge la dimensión temporal, en términos de cómo al
principio estos cambios son más fuertes y luego comienzan a formar parte
del "paisaje" del lugar y la dinámica de los hogares y las prácticas de las
personas.

Indagando más cerca los cambios en el hogar, surgen algunos
otros elementos interesantes que dan cuenta de su alcance.
Tabla 3. Percepción de cambios en el hogar a partir de la implementación del Plan Ceibal

- Más unión en el hogar: interacción para enseñar - aprender, mostrar -
demostrar; sacarse fotos, etc.
- Deseos de utilizar la XO, y aprender sus funciones por todos los
integrantes.
- Los adultos están más tranquilos, rezongan menos.
- Los adultos rezongan más.
- Más tranquilidad de los niños.
- Están todo el día con la computadora.
- Se pelean entre ellos por la XO.
- Pelean menos.
- Dejaron la pelota y la TV, por XO.
- Hizo de vínculo entre los amigos de la escuela y la familia.
- Se gasta más electricidad.
- Menos relacionamiento.
- "Cuando se enoja nos dice que la computadora es de él y no nos presta".
- "Mi hijo no quiere que la usemos".
- Sólo sé prenderla, apagarla y cargarla.
- No hubo cambios.

Fuente: Elaboración propia en base a entrevistas realizadas en el marco del
Proyecto "Impacto comunitario del Plan Ceibal", Comisión Sectorial de In-
vestigación Científica, Universidad de la República, 2009.
Algunos entrevistados manifiestan que no hubo cambios. Habría
que profundizar en el análisis de esta afirmación. Existen indicios de que
esto puede deberse a que el niño no usa la laptop en la casa o que ningún
otro integrante la usa, muchas veces debido a la falta de conectividad -no
se tiene acceso a Internet- y por tanto pierde atracción.
La gran mayoría de los entrevistados expresa cambios en distintos
aspectos del hogar. Estos parten tanto de transformaciones en los vínculos
niño-adulto, como de actividades realizadas en el hogar. De estas manifes-
taciones se desprende también como es lógico, una intensificación de las
relaciones de carácter virtual, lo que algunos adultos perciben como "me-
nos relacionamiento", pues probablemente registren una disminución de
los encuentros presenciales. En este plano, se expresan algunos cambios en
las relaciones de carácter presencial, como es el caso del aumento de visitas
entre los niños en los distintos hogares, lo que da cuenta de un proceso en
sentido contrario.

Los cambios al interior del hogar también dan cuenta de un cam-
bio en las relaciones de poder a partir de quien conoce y sabe como se ma-
neja la máquina y quien no. Así los niños tienen ese poder de prestar la
máquina, enseñar a los adultos o no hacerlo. Esto abre una reflexión acerca
de en qué medida se habilita una reducción de la dimensión generacional
de la brecha digital.

Luego existen algunas afirmaciones de carácter contradictorio,
como que los adultos "rezongan" más o menos, los niños están más tran-
quilos o inquietos, etc. Estas afirmaciones dan cuenta de que los vínculos
conflictivos preexistentes, no sólo pueden no transformarse positivamente
sino que por el contrario, pueden ser reforzados mediante la introducción
de la XO.

A los efectos de abordar más en profundidad algunos de estos as-
pectos, tomaremos información presentada a partir de otro informe (Flor
de Ceibo, 2009). Se trata también de información a partir del trabajo en
barrios y localidades muy pobres del país.

En el cuadro de abajo se presentan los cambios vinculados a la co-
municación entre los niños. Del mismo se desprende que surgen iniciativas
y modalidades de comunicación que esta tecnología facilita. Por ejemplo, el
trabajo cooperativo, la cooperación, el intercambio horizontal, el aumento
de los intercambios son algunos de los elementos mencionados en este
sentido 3.
3
Información que se basa en la información relevada en entrevista y relevamiento realizado por
docentes universitarios del Proyecto Flor de Ceibo, en localidades y barrios pobres del Uru-
guay, en los que además se relevaban problemas de conectividad (Flor de Ceibo, 2009).
Tabla 4. Cuadro sobre cambios positivos en la comunicación entre pares

Cambio positivo

- Mayor diálogo y comunicación.
- Cooperan entre sí, se muestran lo que van descubriendo y aprendiendo en la
máquina.
- Siempre están interactuando.
- Chatean y escuchan música juntos.
- Colaboran, se ayudan, se prestan las XO.
- Cuando resuelven algún problema o encuentran algún sitio se transmite rápida-
mente.
- Las maestras hacen intercambio y planificación y aprenden entre ellas.
- Manejan muy bien la XO para trabajar en grupos.
- De solidaridad e intercambio.
- A través del chat y se forman grupos de respuestas.
- Relativamente poca, pero se da a través del chat. Nada de correo electrónico.

Fuente: Flor de Ceibo, 2009.4
Como ya se señaló, se evidencian también modificaciones en el en-
torno del hogar en tal sentido, interesan, por ejemplo, los elementos vincu-
lados a los impactos en los espacios públicos. Tal como se indica en el cua-
dro de más abajo, el "paisaje urbano" de las localidades y barrios se modifi-
ca, con la aparición de los niños con las XO. Más allá de que resulta pinto-
resco, tiene un fuerte impacto simbólico. En muchos casos se trata de ba-
rrios pobres y de sectores excluidos que están en posesión de uno de los
símbolos más importantes de modernidad.

Se desprende de algunas de las afirmaciones, la existencia de un
cambio importante en la integración entre espacio escolar, espacio barrial
y espacio hogareño. Los niños y adultos se acercan a la escuela fuera de su
horario -a contraturno-.
Información relevada por los docentes del proyecto Flor de Ceibo a partir de su trabajo de campo en escuelas de contexto crítico y con baja conectividad (Flor de Ceibo, 2009).
Tabla 5. Cuadro sobre cambios positivos
y negativos en el uso de los espacios públicos

Cambio positivo

- Aumento de los niños en el entorno de la escuela.
- Se dedican al manejo de la XO en las plazas donde existe conexión.
- Se acercan al perímetro de la escuela o van a las plazas de la ciudad cercanas a las escuelas céntricas.
- Niños/as y familias en las plazas y puerta de escuelas con las XO.
- Los niños se reúnen alrededor de la escuela y en el centro para conectarse. La escuela está ubicada a tres cuadras del centro y allí hay varios puntos con conectividad.
- Se ve que los estudiantes aparecen más a menudo en lugares públicos con las XO.
- Se quedan o van a la escuela a contraturno para conectarse.
- Se utilizan todos los espacios posibles donde hay conectividad, por parte de la familia y los niños.
- En la docencia hay un cambio, en el sentido de "aula cerrada" a "aula abierta" pues se establecieron actividades fuera del salón, buscando conectividad y juegos con la XO.
- Se comparte con los vecinos y las escuelas con conectividad.

Cambio negativo

- "Feo ambiente" en el entorno de la escuela de tardecita y noche por conectividad.
Director decide apagar el servidor fuera de horario escolar.
- Tienen que ir al centro o a otra escuela para poder conectarse.
- Entran a la escuela cuando está cerrada para tener acceso a la red.
- No se perciben hasta el momento.
- Gran parte de las XO se encuentran inactivas.
- No tienen acceso a Internet ni en la escuela ni en el barrio.
- Vivimos en el campo y ahora no van a la casa de otros niños.

Fuente: Flor de Ceibo, 2009.
En general son pocos los cambios negativos percibidos por la po-
blación. De acuerdo a la información presentada en el cuadro, los elemen-
tos negativos son déficit del Plan, como, por ejemplo, no tener conexión a
Internet. No obstante, hay dos elementos negativos señalados que resultan
importantes. Por un lado, el acercamiento entre la escuela y la población
aparece con elementos negativos, seguramente debido a las características
de los barrios -contexto socio-económico crítico-. Se refleja en que esta
institución se ha visto en muchos casos afectada negativamente por los
problemas sociales (violencia, delincuencia, etc.). Un segundo aspecto es la
relación entre la comunicación presencial y la virtual. También aquí es
señalado como un factor negativo la sustitución de una por otra.

Para finalizar, se analizan aquí las características de los usos de las
XO. El tipo de uso da cuenta del grado de aprovechamiento de la misma,
brinda algunos elementos negativos y positivos, así como potencialidades.

Antes de tomar en consideración los distintos elementos, es muy
relevante, tener en cuenta el tiempo de exposición de los niños a la XO, es
decir, cuánto tiempo ha transcurrido desde la llegada del Plan al lugar. Las
prácticas y usos tienen una clara y evidente modificación con el transcurso
del tiempo, como también lo tiene el conocimiento y las percepciones de
los involucrados.

En el cuadro que sigue se listan algunos usos relevados en los
hogares. Dado que la metodología no apunta a la representatividad de la
información relevada, se trata de una lista que no es exhaustiva. De ella se
desprenden usos muy similares a los encontrados en estudios sobre usos
de la informática e Internet (Radar, 2009). Quizá por las características del
Plan, encontremos aquí un uso educativo mayor. No obstante, el uso más
reiterado es el entretenimiento. De hecho, muchos de los entrevistados
señalan que este es el único uso que se le da a la maquina.

Por tratarse de poblaciones que no tienen acceso a muchos de los
bienes y servicios de creación reciente, y en particular los vinculados a la
tecnología, poder consultar fuentes diversas de información, acceder a
música, tener una cámara de fotos que además es digital, acceder a juegos
electrónicos, y todos los tipos de usos señalados, constituyen un factor de
altísimo impacto. Algunos de ellos conocían la tecnología por contar cerca
con un cibercafé, pero muchos no. Menos aún estaba dentro de sus posibi-
lidades adquirir esta tecnología para el hogar.

Se trata de una apertura al mundo, desde localidades y barrios con
poco vínculo al mundo externo, salvo por las imágenes de la televisión.
Esta apertura brinda oportunidades para el desarrollo, pero también ofrece
vínculos negativos como es el ejemplo mencionado del acceso a material
pornográfico.
Tabla 6. Usos relevados de las XO
por parte de los niños y otros integrantes del hogar

- Búsqueda de información en Internet para la escuela.
- Juegos, música y entretenimiento en general.
- Comunicación, sobre todo chat.
- Sacar fotos.
- Para producir texto.
- La usa sólo para entretenimiento.
- Mayormente la usa en la escuela para hacer tareas.
- La usa para generar conocimiento.
- "Leo el diario en internet".
- Entrada a páginas pornográficas.

Fuente: Elaboración propia en base a entrevistas realizadas en el
marco del Proyecto "Impacto comunitario del Plan Ceibal", Comi-
sión Sectorial de Investigación Científica, Universidad de la Re-
pública, 2009.
Corresponde en primer lugar mencionar en relación al uso, la ca-
pacidad y velocidad con que estos niños de barrios marginados aprenden a
usar la tecnología. Esto es indicado por los entrevistados que no dudan en
señalar que "la usan a la perfección", refiriéndose a la XO.

Como se indica en el Informe de Flor de Ceibo (2009), no sólo uti-
lizan los juegos que trae la XO sino que bajan de Internet. Esto da cuenta
de que desarrollan estrategias de búsqueda y uso. Esto se repite para la
música y la comunicación en general -chat, correo electrónico, facebook o
blog-.

En este Informe (Flor de Ceibo, 2009: 53) se señala también que:

"En relación a los programas que ya traen las máquinas instalados, los
más usados por los niños son: write, turtle, tam tam, record, paint, speed
y etoys, aunque por lo general lo relacionan con las actividades de clase,
al igual que las búsquedas en internet de material de estudio. Los maes-
tros enfatizan los objetivos educativos como determinantes del uso que le
dan a la XO, generando actividades a partir de los juegos o los distintos programas que tiene la máquina".
Finalmente, cabe realizar algunos comentarios relacionados a la
evolución de los usos en el tiempo.

Tal y como se desprende de esta cita y de la información que ya se
ha consignado más arriba, ocurre un fenómeno inicial de entusiasmo debi-
do a la novedad que luego se apacigua, y deriva en procesos diversos y
específicos. Por un lado, hay un fenómeno de acostumbramiento o integra-
ción de la tecnología a la vida cotidiana en forma rutinaria, luego que ha
pasado el primer momento inicial de curiosidad y sorpresa.

En palabras de los entrevistados, en varias respuestas a la pregun-
ta de si ha cambiado el uso: "al principio estaban entusiasmados o la usa-
ban mucho"; "pasó de un uso intenso a menor uso"; "ahora la usa menos".
Sin embargo, también se registran respuestas respecto del aumento del
tiempo de uso. Sin embargo, a partir de un análisis más minucioso se puede
sostener que también hay un cambio en el tipo de usos. Una madre señala-
ba:

"Se usa cada vez más, primero se usó en la escuela para aprender su uso pero 'con miedo de romperla' y después de superar esos temores se usa cada vez más. En el caso de esta familia fue muy útil. La usamos también
para bajar planos para la cooperativa de viviendas que integramos".

En este sentido, es importante quizá profundizar en el tipo de uso.
Para qué la utilizan, y cómo esto va cambiando con el tiempo y quiénes son
los que hacen uno u otro uso. Varios entrevistados responden también que
ahora utilizan más programas, funciones o diversidad de usos, a la vez que
otros indican que no la usan más porque está rota, bloqueada, etc.

En suma, los usos son los que más motivan a los niños de edad
escolar constatados en otros estudios. Quizá encontramos aquí un uso
mayor para los estudios, por la naturaleza del Plan Ceibal. Si bien, se cons-
tata una disminución en la intensidad de uso desde la llegada del Plan y
luego de transcurridos unos meses, no se puede afirmar lo mismo sobre la
calidad o el tipo de uso. Es probable que algunos de los niños profundicen
en el aprovechamiento, uso con sentido y apropiación para su desarrollo
mientras que otros la vean estancada.
6. A MODO DE CIERRE ALGUNAS INTERROGANTES

El "un niño, una computadora" está siendo realidad en Uruguay, a
través de la escuela pública primaria, y se denominó Ceibal, lo que
constituye una innovación importante para el país, pero, también, a nivel
mundial en términos de políticas para la sociedad de la información y la
inclusión digital. El Plan está en curso y aún no es posible evaluar su
impacto en su totalidad. Se requiere de estudios y datos adicionales para
esto, además de dejar transcurrir un tiempo prudente. Existen desafíos
importantes para que sea un programa que contribuya al desarrollo y no se
reduzca a una política tecnologicista de mera conectividad.

Una de las virtudes del Ceibal es que fue creado como una política
para la inclusión social y fue impulsado desde el más alto nivel político.
Esto plantea preguntas respecto a las transformaciones del mismo, su al-
cance en términos de inclusión digital, de aprovechamiento para el desa-
rrollo, para mejorar los aprendizajes, para el uso no sólo por parte de los
niños y niñas sino de otros integrantes del hogar y la comunidad.

Dado que no estaba previsto en el programa de gobierno, ni en la
agenda política, no tenía diseñada su estrategia ni estaba pensada su im-
plementación. Este aspecto surge como un primer elemento problemático,
desde el punto de vista operativo para concretar o hacer efectiva la ejecu-
ción política. También desde el punto de vista institucional, en términos de
definición conceptual y disciplinar, todo se ha ido definiendo y consolidan-
do sobre la marcha -a la vez que se implementaba la política-. Un tercer
aspecto es el riesgo de que, dada esta configuración de la política, los resul-
tados del Ceibal se limiten a la reducción de la brecha de conectividad pero
no de otras relacionadas al uso con sentido, la apropiación o el aprovecha-
miento con fines de desarrollo y, por tanto, que no contribuya a reducir
otras brechas o desigualdades sociales, culturales, económicas, etc.

A tales efectos, debieran registrarse más acciones tendientes a am-
pliar las oportunidades de las personas, grupos o comunidades a los efectos
de desencadenar procesos de apropiación de la tecnología. Hay iniciativas
en curso pero debe profundizarse mucho más para que guarde relación con
el alcance ambicioso que tiene la política, lo que se transforma en un con-
junto de desafíos. Los hogares, la comunidad, los adultos y los distintos
organismos del Estado y organizaciones sociales pueden apropiarse de la
herramienta para distintos fines, pues está en la casa de los niños fuera del
horario escolar.

A partir de los datos analizados, vemos que es aún restringida la
producción de contenidos digitales. Es necesario potenciar esta dimensión
por parte de todos los que acceden al mismo, niños, maestras, padres,
hermanos y población en general. Por supuesto, el primer objetivo es el
uso, y uno de los beneficios para aprovechar es el acceso a la información y
el conocimiento que Internet brinda. Sin embargo, también deberán
profundizarse en las nuevas generaciones los productores de contenidos -
de información y conocimiento- lo que permitirá verse reflejados cultural y
lingüísticamente en Internet. Esto pasa en gran medida por avanzar en los
usos y profundizar en procesos de apropiación.

Potenciar y estimular el uso con sentido de la tecnología implica
también brindar contenidos y servicios de utilidad tanto para niños/as
como adultos. Potenciar las capacidades para que la explotación de esta
tecnología sea cada vez más "inteligente" y productiva para mejorar la
calidad de vida de la población -satisfaciendo necesidades, para resolver
problemas, para abrir oportunidades- debe ser el próximo paso importante
desde el punto de vista de las acciones de esta política. Este puede ser im-
plementado tanto desde el ámbito escolar y referido a la actividad de
aprendizaje de niños y niñas, pero también desde otros ámbitos y dirigido
a los usos en el hogar (servicios, vínculos con el sector productivo, el em-
pleo, las gestiones del Estado, culturales, etc.).

Todos estos elementos constituyen hoy hipótesis, en términos de
la reducción de la brecha digital en su acepción compleja que requieren de
una profundización en el análisis de la evidencia empírica que surja de
nuevos datos sobre esta realidad. Ya existen datos que demuestran un
gran impacto en la reducción de la brecha de acceso a conectividad.
Asimismo, los beneficiarios manifiestan su satisfacción con el Plan en
términos que dan cuenta de que se sienten incluidos, en un mundo que
hasta hace poco les era inalcanzable. Por otra parte, los usos relevados dan
cuenta de una utilización de la tecnología por parte de las nuevas
generaciones de la que resulta fácil sostener que significará una capacidad
nueva que les abrirá nuevas oportunidades a mediano y largo plazo. Pero,
más aún, los lugares donde se recogió la información son los más excluidos
de los beneficios de estas tecnologías, por tanto este acceso tiene un
impacto grande a corto plazo, pues les ha permitido una ventana al mundo,
una movilidad en forma generalizada, que no tenían ni era previsible que
tuvieran.

Para finalizar, corresponde sostener una agenda de investigación
que permita avanzar en el conocimiento de esta experiencia original, en
tanto política universal para la sociedad de la información y para la
inclusión digital. De esta forma se podrán contrastar nuevas hipótesis
sobre los procesos en curso.
BIBLIOGRAFÍA

ACCUOSTO, Pablo y JOHNSON, Niki (2004): "Financing the Information Society in
the South: A Global Public Goods Perspective", Association for Progressive Commu-
nications. Disponible en: http://www.apc.org/en/system/files/financing.pdf

AFONSO, Carlos (2006): Desenvolvimento humano e apropriacao das TICs. Rio de
Janeiro: Ritla.

AGESIC (2008): Agenda Digital Uruguay 2008-2010. Montevideo: AGESIC
(Agencia para el Desarrollo del Gobierno de Gestión Electrónica y la Sociedad de
la Información y del Conocimiento). Disponible en:
http://www.agesic.gub.uy/Sitio/descargas/Agenda_Digital2008-2010.pdf

AGESIC (2007): Libro Verde de la SIC en Uruguay. Montevideo: AGESIC (Agencia
para el Desarrollo del Gobierno de Gestión Electrónica y la Sociedad de la Infor-
mación y del Conocimiento). Disponible en: www.agesic.gub.uy

ANTEL (2007): Evaluación de Conectividad Educativa. Montevideo.

ARAYA, R. (2003). "Conectividad social: reflexiones sobre los conceptos de comu-
nidades virtuales y portales ciudadanos desde una visión social sobre Internet".
Disponible en: http://comuna.net/pdf/cvirtual.pdf

AROCENA, Rodrigo y SUTZ, Judith (2003): Subdesarrollo e Innovación. Navegando
contra el viento. Madrid: Cambridge University Press / OEI.

CALDERÓN, F. (coord.) (2003): ¿Es sostenible la globalización en América Latina?
Debates con Manuel Castells. Volumen II: Nación y Cultura. América Latina en la Era
de la Información. Santiago de Chile: FCE/PNUD.

CAMACHO, K. (2001): Internet: ¿una herramienta para el cambio social? México:
FLACSO.

CASTELLS, M. (2000): La era de la información. Economía, Sociedad Cultura. Vol. I.
La sociedad red. Barcelona: Alianza.

CASTELLS, Manuel (2005): Globalización, desarrollo y democracia: Chile en el contexto
mundial. Chile: Fondo de Cultura Económica.

CASTELLS, Manuel, TUBELLA, Imma, SANCHO, Teresa, DÍAZ, Maria y WELLMAN,
Barry (2002): Proyecto Internet Catalunya: La Sociedad Red en Catalunya. Disponible
en: http://www.uoc.edu/in3/pic/esp/
CORTÉS, Juan José y DUBOIS, Alfonso (2005): Nuevas Tecnologías de la Comunicación para el Desarrollo Humano. Bilbao: Hegoa. Disponible en:
http://biblioteca.hegoa.efaber.net/registro/ebook/15190/Cuaderno_de_trabajo_
37.pdf

FINQUELIEVICH, S. (2003): "Indicadores de la Sociedad de la Información en Edu-
cación, Ciencia, Cultura, Comunicación e Información, en América Latina y el Caribe", conferencia en el Segundo Taller sobre Indicadores de Sociedad de la Información, Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología Iberoamericana / Interamericana (RICYT) y Observatório das Ciências e das Tecnologias (OCT), Lisboa. Disponible en: http://www.links.org.ar/congresos.html

FLOR DE CEIBO (2009): Proyecto Flor de Ceibo. Informe de lo Actuado (agosto - di-
ciembre 2008). Montevideo: Universidad de la República O. del Uruguay. Disponi-
ble en:
http://www.flordeceibo.edu.uy/files/Informe%20Flor%20de%20Ceibo%202008.p
df

GARCÍA UREA, S. (2007): "La Democratización Tecnológica y la Inclusión Social:
Un Análisis desde lo Sociocultural", Analítica. Disponible en:
http://www.analitica.com/premium/ediciones2007/4876591.asp

GASCÓ-HERNÁNDEZ, M., EQUIZA-LOPEZ, F. y ACEVEDO-RUIZ, M. (2007): Infor-
mation Communication Technologies and Human Development: Opportunities and Chal-
lenges. IGI Publishing. Disponible en:
http://www.igi-
pub.com/books/additional.asp?id=6454&title=Preface&col=preface

GÓMEZ, R., DELGADILLO, K. y STOLL, K. (2003): Telecentros... ¿Para qué? Lecciones
sobre telecentros comunitarios en América Latina y el Caribe. IDRC.

MANSELL, R. (2002): "From Digital Divides to Digital Entitlements in Knowl-
edge Societies", Current Sociology, vol. 50, nº 3, pp. 407-426. Disponible en:
http://csi.sagepub.com/cgi/content/abstract/50/3/407

MARTÍNEZ, J. (2001): "Internet y Políticas Públicas socialmente relevantes: ¿Por
qué, cómo y en qué incidir?", en BONILLA, M. y CLICHE, G. (eds.): Internet y Socie-
dad en América Latina y el Caribe. FLACSO - IDRC.

MARTÍNEZ, Daniel (2009): Informe del Ministro de Industria, Energía y Minería, Ing.
Daniel Martínez, a pedido del Senador Luis Heber. Febrero de 2009.
MÍSTICA (2003): "Comunidad Virtual Trabajando la Internet con visión social", en
VV.AA.: Otro lado de la Brecha. Perspectivas latinoamericanas y del Caribe ante la
CMSI. Caracas: RedISTIC.

NORRIS, Pippa (2001): Digital Divide Civic Engagement, Information Poverty, and the
Internet Worldwide. Disponible en:
http://ksghome.harvard.edu/~pnorris/Books/Digital%20Divide.htm

PNUD (2001): Informe sobre Desarrollo Humano 2001. Poner el adelanto tecnológico al
servicio del desarrollo humano. Washington D.C.

PNUD (2005): Desarrollo Humano en Uruguay. Uruguay hacia una estrategia de desa-
rrollo basada en conocimiento. Montevideo: PNUD.

PNUD (2006): Informe sobre Desarrollo Humano en Chile 2006. Las nuevas tecnologí-
as: ¿un salto al futuro? Chile.

PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY (2006): "Vázquez lanzó
proyecto para una computadora por niño", Presidencia de la República Oriental del
Uruguay, 14-12-2006. Disponible en:
http://www.presidencia.gub.uy/_Web/noticias/2006/12/2006121402.htm

PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY (2007): "Decreto 18 de
abril del año 2007". Disponible en:
http://ceibal.edu.uy/portal/images/stories/decreto_ceibal_1.pdf

RADAR (2009): El internauta uruguayo. Encuesta 2008. Montevideo: Grupo Radar.
Disponible en:
http://www.gruporadar.com.uy/info/El%20perfil%20del%20Internauta%20urug
uayo-2008.pdf

RIVERO, M. (2004): State Role on ICTs promotion in developing countries: general
patterns and the Uruguayan experience. Paper of the Institute of Social Studies. Master
Dissertation, The Hague.

RIVOIR, A. (2005): "The information and Knowledge Society in Latin America and
the Caribbean: Different Approaches an their implications for Policies", en
VV.AA.: Information Society for the South: Vision or Hallucination? Montevideo:
ITEM.

RIVOIR, A. (2008): "Connectivity and social inclusion: the case of Ceibal", en
VV.AA.: Global Information Society Watch. APC.

SEN, Amartya (2000): Desarrollo y Libertad. Barcelona: Planeta

VV.AA: (2007): Global Information Society Watch 2007. Focus on Participation.
APC/ITEM.
Websites

CEIBAL: http://www.CEIBAL.edu.uy/portal/index.htm

ITU: http://www.itu.int

OLPC : http://laptop.org/index.es.html

RAPCEIBAL: http://rapCEIBAL.blogspot.com/

AGESIC: http://www.agesic.gub.uy
PARA CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS:

RIVOIR CABRERA, Ana Laura (2009): "Innovación para la inclusión digital. El
plan Ceibal en Uruguay", Mediaciones Sociales. Revista de Ciencias Sociales y de
la Comunicación, nº 4, primer semestre de 2009, pp. 51-63. ISSN electrónico: 1989-
0494. Universidad Complutense de Madrid.

Disponible en: http://www.ucm.es/info/mediars
(*)
La autora
Ana Laura Rivoir nació en 1968, en Montevideo; casada y tiene tres hijos.
Es licenciada en Sociología, graduada en la Facultad de Ciencias Sociales
(Universidad de la República), con Maestría en Desarrollo Regional y Lo-
cal en la Universidad Católica del Uruguay. Candidata a doctora y máster
por el programa de doctorado sobre Sociedad de la Información y el Cono-
cimiento, Universidad Oberta de Catalunya (España). Es investigadora y
profesora del Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Socia-
les de la Universidad de la República del Uruguay. Coordinadora del Ober-
vaTIC de la misma Facultad. Integra el Grupo de Trabajo del Consejo Lati-
noamericano de Ciencias Sociales sobre Ciencia, Tecnología y Sociedad,
así como otras redes y grupos académicos.

Ha participado en varios proyectos de investigación en la Universidad de la
República y otras instituciones nacionales y extranjeras. Ha recibido becas
y premios del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO)
(1999), y del Programa Gestión de las Transformaciones Sociales (Most) de
la UNESCO (2002), así como del Fondo Nacional de Investigadores de
Uruguay (2005 y 2008). Ha participado en múltiples congresos nacionales e
internacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada