El Cardales que necesitamos

Avanzando en el CARDALES sin condicionar la realización de una necesaria Ley de Telecomunicaciones…

La existencia del Plan CEIBAL va a quedar como una referencia histórica de la gestión del primer gobierno frenteamplista del país. Asimismo el Plan CARDALES es la lógica extensión de los principios de democratización del acceso, avanzando hacia la Sociedad de la Información Inclusiva en Uruguay, estimulando de manera equilibrada el acceso a educación y a información, el crecimiento económico, la cohesión social y la promoción del esparcimiento.
Debe ser además un instrumento que fomente no sólo la identidad nacional sino que ayude a desarrollar una industria de contenidos de entretenimiento, información y cultura que potencie el trabajo de calidad de los uruguayos.

El segundo gobierno frenteamplista deberá continuar con el camino abierto en el actual período y comprometerse activamente con la llegada del CARDALES a todo el país en los menores plazos posibles. Pero la forma en que este plan llegue a todo el país no es indiferente. Se deberá evaluar la forma más eficiente de implementación de tan desafiante Plan, ya que las decisiones de implementación pueden condicionar la sustentabilidad de Antel y por ende poner en riesgo los objetivos estratégicos de todos los planes de desarrollo e inclusión social hoy existentes.

En este sentido SUTEL ha manifestado su oposición al actual decreto de cardales. El decreto es un mosaico donde se mezclan habilitaciones, tecnologías, aspectos jurídicos, beneficios económicos y un conjunto de intenciones a declarar. Sobre todos estos puntos, SUTEL respondió fundamentando su oposición al decreto (537/009), y a la forma de implementar el CARDALES a través del mismo, pero no así al Proyecto CARDALES.
Por esto último, es que además de trabajar en oponernos a los que nos parece está mal, trabajamos en plantear alternativas para mejorar la propuesta. Queremos plantear el problema desde otro punto de vista y proponer acciones para continuar el camino de acortar la brecha digital.

Necesitamos un CARDALES que universalice el acceso a internet y triple play de manera ágil, que consolide una cadena de producción de contenidos nacionales que sirva para fortalecer la identidad, dar trabajo calificado y nos permita entrar en mercados externos.
Estos resultados sólo pueden ser garantizados con una alternativa al diseño que en el decreto se propone.

Viendo CARDALES desde nuestro punto de vista…
Los trabajadores de ANTEL, agrupados en SUTEL, hemos recorrido varias veces el país juntando firmas, para mantenerla pública y monopólica, pero también nos comprometimos a transformarla, mejorándola cada día para mantener las comunicaciones en el nivel esperado y tener siempre en la mira la universalidad de los servicios.
Muchos también hemos recorrido escuelas y centros sociales apoyando al Plan CEIBAL, en contacto estrecho con padres y maestros. Desde esas experiencias y algunos aspectos técnicos vamos a ver que problemas vemos en este CARDALES y como nos gustaría cambiarlo.

Se planteó un piloto de un año en Trinidad. Consideramos que cualquier avance en nuevas propuestas, sin evaluar el piloto, va contra todos los procedimientos que dan seguridad sobre el éxito de un plan o proyecto.
Más aún, cuando los reportes relevados nos indican que el piloto está teniendo problemas.

El Piloto de Trinidad
La cantidad de servicios actualmente contratados se cuentan con los dedos de una mano. Concretamente, cuando se inició el plan piloto en Agosto del 2009, se habilitaron 5 servicios (con 90 días sin costo), de los cuales hoy quedan 3 servicios, ya que 2 de ellos fueron dados de baja por morosidad. Es decir, hoy el piloto a poco más de 4 meses de su implementación cuenta únicamente con 3 usuarios.

El servicio CARDALES cuesta $300, servicio telefónico (con tarjeta prepago), acceso a Internet (ADSL de 1G) con router WiFi para la conectividad de XO’s, TV con un contenido de señales básico donde no están incluidos los canales abiertos montevideanos, salvo canal 5, ni canales de fútbol, por ejemplo.

La esencia es lo que llamamos disminuir la brecha digital y no está en desparramar tecnología simplemente, sino en dar acceso a contenidos. La tecnología es una simple herramienta. En el piloto se evidencia, la tecnología está, pero la oferta no es tentadora para las familias objeto del plan.
Haciendo una analogía exagerada, es como pretender hacer una campaña de alfabetización repartiendo lápices y cuadernos. Lo más importante es lo otro, hacer llegar los contenidos, como usarlos, las partes negativas de Internet, como encontrar lo que se busca en ese océano de datos.

Hoy ANTEL cubre a más del 95% de la población con acceso de banda ancha, la infraestructura ya está, no entendemos la necesidad de subsidiar inversiones de privados para hacer bidireccionales sus redes en lugares donde talvez habrán hogares del quintil más pobre. Creemos que la forma más rápida de democratizar el acceso a banda ancha es usar exclusivamente la red ya existente de ANTEL.

Una de las razones del éxito en el Plan Ceibal, sobre todo en sus etapas iniciales, fue que nadie paga nada por la XO. Esto permitió que ningún niño quedara sin su XO. Imaginemos que en la etapa inicial, cuando había incluso ciertas resistencias, hubiera sido necesario cobrar $200 por única vez por las computadoras. Seguramente, no se hubiera logrado llegar a todos los niños. Esto se evidencia en el costo de reparación de las XO, muchos no lo asumen y el niño queda sin su portátil.
El acceso familiar, en este caso a varios servicios, si tiene costo. La evaluación de si le vale la pena o no ese costo, por más subsidio que tenga está en cada hogar o individuo. Este es uno de los problemas que vemos del piloto y debe ser analizado en profundidad.

La oferta del servicio ofrecido debe ser atractiva al público objeto, por ejemplo en el contenido de las señales de televisión. Cualquier paquete debiera tener como mínimo, una señal de deportes con fútbol uruguayo y otros deportes uruguayos, una señal de espectáculos y música, una de cine, noticias más libres que las manipuladas de los canales uruguayos o la cnn, y contenidos a desarrollar en el ámbito local. Sin una oferta de estas características como mínimo, aparentemente no estamos dando una oferta que la gente sienta que vale la pena. Se puede discutir cual es la oferta valiosa mínima, pero es un tema fundamental en el plan.

Creemos que los contenidos y la “educación” del acceso a Internet (tomado como extensión del Plan CEIBAL) son los 2 problemas más grandes del piloto y los tenemos que solucionar.

Otro tema aún más complejo es el tema de la interactividad, en el piloto es prácticamente nula. Pero antes de invertir en esto, debemos plantearnos el objeto de la misma, que le vamos a ofrecer, ¿Qué compre películas a demanda? Probablemente no pueda. Que otra oferta de contenidos hay, responder la cantidad de pelotitas en un auto, apostar, jugar a la cédula. No creemos que eso sea disminuir la brecha digital, más bien es desparramar mediocridad intelectual.

El punto de la interactividad es un tema complejo, que hoy se puede solucionar casi totalmente a través de una computadora con acceso a Internet, pero lo primero es que a la computadora la tenemos que tener y después la tenemos que saber usar…y en eso contribuyó el Plan Ceibal, sigamos en esa dirección y con el esfuerzo realizado hasta ahora...

Hay mucho por hacer mientras madura el siguiente paso y cuesta dinero, por eso queremos usar el dinero de ANTEL en esto, y no entregárselo a las multinacionales en función del mercado que obtengan.

Los interesados en meterse al negocio no han hecho demasiado por el desarrollo de contenidos uruguayos, ni por dar información. Hagamos a los usuarios libres de elegir por que interesarse o que escuchar o ver, educándolos para eso.

Nuestra propuesta.

Por todo lo expuesto anteriormente, los pasos que creemos conveniente dar de inmediato son:

1. Evaluar las razones por las que no tuvo éxito el piloto de Trinidad.

2. Mantener la propuesta original de desplegar el Plan en un plazo de 60 meses, pero con un fuerte impulso en el comienzo, planteándose la meta de alcanzar los 60 mil servicios en el primer semestre.

3. Revisar el público objeto, el servicio tiene un valor de $300 pesos, seguramente el quintil más pobre no sea el único público objeto de este plan. Hay que evaluar el proyecto en los hogares donde tienen teléfono fijo y no tienen ni cable ni Internet, los hogares con computador ó XO’s y de bajos ingresos (que el público objeto sean los hogares con un ingreso promedio menor a cierto valor a definir).

4. Plantear el CARDALES en etapas.

a. Etapa 1: Acceso a banda ancha y telefonía.
b. Etapa 2: Acceso a TV e interactividad (completando el triple play).

Creemos que la etapa 1 es rápida de concretar y la etapa 2 por ser más compleja tanto en desarrollos de interactividad como en los actores que entran en juego, debe de esperar una Ley marco de Telecomunicaciones.

5. Etapa 1. Acceso a banda ancha y telefonía. En el mundo, las metas de telecomunicaciones en cada país se diseñan manejando el % de penetración de banda ancha…y cada vez “más ancha”, es decir la inclusión es llegar al acceso de banda ancha a toda la población, fijando un ancho de banda objetivo. Por lo tanto, en una primera etapa,
● potenciando las más de 300.000 computadoras distribuidas por el Ceibal
● a capacidad de ANTEL de llegar a más del 95% de la población con banda ancha,
se puede extender el acceso a Internet a los hogares más pobres que ya tengan computadores (de hogar o ceibalitas). Se podría plantear un plan alterrnativo $200 Internet + teléfono o el CARDALES como se ofrece en el piloto, con un paquete de contenidos más atractivo a discutir con las cableras.
Se propone asegurar el acceso a Internet en los hogares donde hay XO’s y hoy no tienen Internet y seguir con el CARDALES dando TV cable por el cablero y datos y telefonía por ANTEL (extendiendo el piloto), con una revisión de los contenidos de la oferta.

6. Etapa 2. Acceso a TV e interactividad. En este punto se deberán discutir varios temas, los actores involucrados, implementación más eficiente y económica del triple play para los hogares más pobres, digitalización de la TV abierta, los contenidos, priorizando contenidos y desarrollos nacionales.
Lo que implicará:
a. Fortalecer los vínculos con la industria del software para incorporar aplicativos de interactividad que mejoren la oferta disponible.
b. Fortalecer los vínculos con la industria de creación de contenidos en el país para discutir las formas de creación de una cadena de valor que incluya.
c. Evaluar diferentes propuestas, técnicamente viables de llegar con TV y TV interactiva a la mayor cantidad de los hogares uruguayos.
d. Trabajar con los distintos actores para lograr estructuras de precios y de servicios complementarios para hacer viable el equilibrio económico de los participantes.
e. Analizar las ofertas de señales codificadas para cada departamento al menos. Entendemos que las ofertas deben ser con un mínimo por departamento y buscar adicionalmente, fomentar la creación de espacios o señales de contenido local y su incorporación a la oferta.

Este punto será más sencillo de evaluar y negociar en un marco legal de telecomunicaciones más claro. Con una nueva ley de telecomunicaciones que fije la estrategia de telecomunicaciones del país y la posición de cada uno de los actores del sector la implementación de esta segunda etapa será más sencilla de abordar.

Este Plan es muy ambicioso y creemos que la mejor forma de implementarlo es de a pasos, siguiendo muy de cerca la evolución de cada etapa y sobretodo alfabetizando en Internet, en principio y en las herramientas que se quiera luego.
Probablemente quienes diseñaron el decreto, no hallan estado frente a personas que nunca habían visto una computadora.
Hay que planificar contenidos, desde algo tan básico a como crearse una casilla de correo, como comunicarse con otros, como buscar información valiosa (aún de acuerdo a los criterios de cada uno, que siempre hay que respetar), contenidos inconvenientes, riesgos de las comunicaciones anónimas y como manejarlas, y muchos riesgos que implica el acceso a Internet en los hogares que deberían de considerarse y mitigarse.
Hay muchos esfuerzos por disminuir la brecha digital y quitarle poder a los más poderosos en el mundo, software libre, licencias gnu, olpc y muchos esfuerzos más.
Queremos seguir adelante en esto, pero mirando a Santa Marta para evitarla.

CARDALES tiene una enorme potencialidad y debería satisfacer necesidades que comienzan a ser básicas para una población que tiene el porcentaje de computadoras por hogar más alto de América Latina. Pero si no se evalúa la experiencia de Trinidad, si no se orienta el crecimiento del Plan y se lo deja librado a las conveniencias de los actores privados, es probable que estos actores se apropien de todo lo valioso que tiene y no devuelvan más que beneficios parciales a los uruguayos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada